Descubren el primer planeta «habitable» fuera del Sistema Solar

 

 

 

 

 

JOSÉ MANUEL NIEVES. MADRID.

 

 

Un equipo de astrónomos de Suiza, Francia y Portugal acaba de anunciar el descubrimiento del primer planeta extrasolar que podría, por lo menos hipotéticamente, ser habitado por el hombre. O lo que es lo mismo, el primer planeta hallado más allá de las fronteras de nuestro Sistema Solar y cuyas condiciones son parecidas a las de la Tierra.

El nuevo mundo, con un diámetro apenas un 50% mayor que el terrestre y una masa cinco veces superior, reúne, en efecto, las condiciones necesarias para disponer de agua en estado líquido, el ingrediente fundamental de la vida. Se trata del planeta extrasolar más pequeño y similar al nuestro de los cerca de dos centenares que han sido descubiertos hasta ahora. La «súper Tierra», término con el que se refieren los astrónomos al hallazgo, gira alrededor de Gliese 581, una estrella bien conocida por los científicos, más pequeña y fría que el Sol.

 

Se trata de una «enana roja» que se encuentra en la constelación de Libra, a 20,5 años luz de distancia (recordemos que un año luz equivale a casi diez billones de kilómetros) y en cuya órbita ya se habían descubierto otros dos planetas, gigantes gaseosos con quince y ocho masas terrestres, mucho más parecidos a Neptuno que a nuestro propio mundo.

El nuevo planeta «viaja» alrededor de su astro mucho más deprisa que la Tierra alrededor del Sol, y efectúa una órbita completa cada trece días. Además, se encuentra catorce veces más cerca de Gliese 581 de lo que la Tierra está de su estrella particular. Sin embargo, debido a las diferencias de tamaño, luminosidad y temperatura entre Gliese 581 y el Sol, el nuevo mundo está exactamente en la «zona habitable» de su estrella, una estrecha franja orbital en la que un planeta debe estar situado para que en él se den las condiciones necesarias para la vida.

Muy fríos o muy calientes

Alrededor de cada estrella, según su tamaño y temperatura, la «zona habitable» es el área concreta en la que sería posible que se formara un planeta con agua en estado líquido. Los mundos que se encuentran fuera de esta zona quedan, en principio, descartados como candidatos. En efecto, si estuvieran más cerca de la estrella, serían tan calientes que cualquier resto de agua se evaporaría al instante, como es el caso de Mercurio en nuestro Sistema Solar. Si estuvieran más lejos, serían tan fríos que el agua sólo sería posible en forma de hielo, como sucede en Marte. Para nuestro Sol, la zona habitable se encuentra exactamente entre las órbitas de Venus y Marte. Lugar que ocupa nuestro propio mundo, la Tierra.

El segundo factor que se tiene en cuenta es el tamaño y la masa del planeta candidato. Los mundos con menos de la mitad de la masa terrestre no tienen gravedad suficiente para retener una atmósfera bajo cuyo abrigo pueda desarrollarse la vida, como sucede, una vez más, con Marte. Y al otro extremo, los planetas con una masa superior a diez veces la de la Tierra tienen gravedad suficiente para seguir atrayendo gases y elementos abundantes en el espacio, como hidrógeno y helio, y terminan por convertirse en gigantes gaseosos, como es el caso, en nuestro sistema, de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Entre 0 y 40 grados

Pero la «Súper Tierra» descubierta alrededor de Gliese 581 cumple ambos requisitos: está en la zona habitable de su estrella y no tiene más de cinco masas terrestres. «Estimamos -afirma Stéphane Udry, del Observatorio de Ginebra y coautor del descubrimiento- que la temperatura en esta «Súper Tierra» debe oscilar entre los 0 y los 40 grados, con lo que el agua debería ser líquida. Además -añade-su radio es 1,5 veces el de la Tierra, y los modelos existentes predicen que el planeta debería ser rocoso, como nuestra Tierra, o cubierto por océanos».

«Por lo que sabemos -asegura por su parte Xavier Delfosse, del Observatorio de Grenoble, en Francia, y también miembro del equipo- el agua líquida es crítica para la vida. Y a causa de la temperatura y de su relativa proximidad, este planeta se convertirá probablemente en un importante objetivo para futuras misiones espaciales dedicadas a la búsqueda de vida extraterrestre. En el mapa del tesoro del Universo, uno estaría tentado de marcar este mundo con una «X»».

Las más abundantes

Gliese 581 se encuentra entre las cien estrellas más cercanas a la Tierra. Se trata de una «enana roja», la clase de estrellas más abundantes en nuestra galaxia, pequeñas y relativamente frías (con temperaturas superficiales que rondan los 3.500 grados, la mitad que el Sol). «Las enanas rojas -dice Xavier Bonfill, otro de los autores del estudio, de la Universidad de Lisboa- son los objetivos ideales para buscar planetas de baja masa en los que pueda haber agua en estado líquido. Debido a que emiten menos luz, las «zonas habitables» de estas estrellas están mucho más cerca de ellas de lo que sucede en el Sol». El descubrimiento se ha realizado gracias al espectrógrafo HARPS, en el telescopio de 3,6 metros en La Silla, en Chile.

Anuncios

4 comentarios en “Descubren el primer planeta «habitable» fuera del Sistema Solar

  1. QUE GRAN PASO PARA NUESTRA CIENCIA PERO POCO A POCO IREMOS SABIENDO DE ESTO AUNQUE NO LO PODEMOS VER ELLOS HABITAN LOS PLANETAS YA DESCUBIERTOS, ASI ES ES UNA ESPECIE DE VIDA ARTIFICIAL…

    22 DICIEMBRE 2012

    FECHA CALVE DE NUEVOS CONOCIMIENTOS
    ASCENCION CONOCIENTO DE LA VERDAD
    UNION CON LOS HERMANOS EXTRATERRESTRES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s